Capítulo 5. Un charco de aceite como bienvenida.

Leido

No Leido

septiembre 5, 2017 10:44 am Publicado por Deja tus comentarios

Tras varios días utilizando el coche para ir del trabajo a casa y de casa al trabajo me di cuenta que dejaba un pequeño charco de aceite en el suelo del aparcamiento. Ya había abierto el capó en varias ocasiones, pero lo solía hacer en ese aparcamiento con muy poca luz. En esta ocasión saqué la linterna y me puse a hacer fotos para averiguar donde se encontraba la fuga.

El motor estaba tan sucio de aceite que era difícil atinar de donde provenían las pérdidas, estaba negro y húmedo, lleno de barro y piedras adheridas al aceite ya endurecido.

 

Desde hace tiempo estaba mosqueado con los mecánicos, siempre he ido con poco tiempo para investigar la avería y dejando todo en sus manos. Me han cambiado muchas piezas sin diagnosticar, sin preguntar, hasta me han tratado de loco por decir que el coche hacía tal ruido u otro. Ahora que entiendo un poco más de mecánica me doy cuenta de que tenía razón y mucha veces me han engañado. Por otra parte, tuve mala suerte y ahora he conocido a unos mecánicos fantásticos, no quiero con ello desprestigiar a todo el gremio.

Mucho tiempo me he tirado gritando: ¡Me voy a hacer mecánico! ¡Voy a ir de voluntario a un taller! Con este coche decidí no pisar un taller si no era imprescindible. Tengo otro coche para ir a trabajar y sitio para dejar el coche parado y desmontado.

Así que sin tener mucha idea de mecánica me voy a meter manos a la obra e intentar dejarlo como nuevo.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por Duarte

Para estar al día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *